En su autobiografía, Assata Shakur relata su infancia en el sur segregado de los EE.UU., donde un día su madre se hizo pasar por una turista, negra, pero de habla hispana, para poder entrar con su hija en un parque de atracciones.
Cuenta su adolescencia en un barrio deprimido de Nueva York, asediado por la droga, durante los años 60.
Su experiencia al unirse a los Panteras Negras, el trabajo en la comunidad, el funcionamiento interno de éstos, la situación de las mujeres dentro de la lucha negra, la evolución hacia la clandestinidad tras el acoso y derribo del FBI de J. Edgar Hoover, etc. Su juicio, los continuados intentos fallidos de encarcelarla por lo que fuera y su condena final, sin fundamento.
Finalmente, su vida entre rejas en un momento en el que ser Pantera Negra era el más terrible de los crímenes. Una afiliación política que se traducía, y lo sigue haciendo para aquellos que no consiguieron fugarse, en torturas, vejaciones y un terrible e inhumano aislamiento.

Su relato es sobrecogedor, emocionante y muy inspirador. Como ella misma dijo, Assata no eligió luchar, simplemente le tocó hacerlo para sobrevivir.

Ahora podéis leer y compartir su autobiografía en castellano gracias a la editorial Capitán Swing:

Una autobiografía